Mil disculpas (no se a quien) por no haber escrito hace tiempo en el blog. Razones? sí, la universidad, nunca se me pasó por la mente que fuera tan demandante el tema. Estoy terminando el semestre, hasta ahora llevo aprobado 6 ramos de 7, así que solo resta esperar a ver que pasa.

La verdad es que mi último post fue sobre el mundial y la selección chilena. Casi de manera inmediata ocurre otro hecho que marco al país en un Bicentenario demasiado loco. Los mineros; 33 valientes fueron, literalmente tragados por la madre tierra, allá en Copiapó. Fueron días de angustia, desesperación y total incertidumbre; estarán vivos?? y si los hay, cuantos??.

Esas fueron unas de las tantas preguntas que se hacían familiares, amigos y gente de Gobierno. Se usaron maquinas perforadoras, o de sondaje, para tratar de ACERTAR en el supuesto refúgio a la supuesta profundidad (ya que los planoes y esquemas de la Mina eran demasiado imprecisos). Se pensó que realmente estaban muertos y que irían solo a recoger cuerpos. El Ministro de Minería, Laurence Golborne al dar este tipo de noticias no podía contener su frustración y pena por la situación; realmente se pensó lo peor.

Finalmente, despues de muchos días los encontraron, vivos, a los 33. De ahí comenzó una verdadera odisea por lograr sacarlos desde el fondo. Se dieron plazos muy extensos, finales de año, pero la voluntad y fé fueron mayores y los sacaron en poco más de 2 meses despues de haber dado con ellos. Final feliz para esta historia que provocó la admiración mundial por el país; prensa de todo el mundo (literalmente) vino a cubrir este suceso, BBC, CNN, NBC por nombrar algunas importantes.

Posterior a eso, vinieron otros eventos que terminan, ojalá, de adornar este año muy inusual para todos, un accidente en la Autopista del Sol y ayer solamente, el incendio en la Carcel de San Miguel, que saco a la palestra ( por enésima vez) el drama penal de nuestro país.

Un incendio que se declaró a eso de las 4:30 am aproximádamente en el piso 4 de la torre 5 del penal, alertó a todos los mecanismos de emergencia, resultado final, 83 fallecidos confirmados más una treintena de heridos de distintas características. Obviamente que todos los dardos apuntaron al gobierno de turno por el hecho de no solucionar el problema carcelario, que involucra distintas aristas; Hacinamiento, Malas condiciones generales de los penales, el trato a los internos, situación laboral de los funcionarios de Gendarmería y la lista continúa.

El ministro de Justicia, Felipe Bulnes, acusó recibo sobre el informe de la situación de las carceles en Chile. Y aquí al menos se reconocío el problema (ya es algo) y se proponen ideas para solucionarlo, el tema es que la gente demanda soluciones inmediatas, ojalá para ayer, no para mañana ni pasado. Pero esto no es algo solucionable en un periodo de gobierno, sea el partido que sea, este tema, junto con los de Educación y Salud, según mi idea, podrán verse ligeramente solucionados en al menos 20 años más. Sumenle el hecho de que NO EXISTE la voluntad política de solucionar estos temas, mientras los mismo Diputados y Senadores tengan sus intereses personales, no van a querer dar el voto, a favor o en contra y de esa forma nos seguimos hundiendo en la misma mierda que hace 20, 30 años atrás.

Ojalá que este año termine pronto y sin mayores eventos que agregar a esta larga lista de sucesos que en vez de alegrar los 200 años de la patria, lo sucumbieron en la tristeza y pena.